Cuida el sistema de raíces de tus plantas de marihuana

| domingo, 10 de mayo de 2009

Uno de los factores mas importantes para el cultivo y cosechado de una buena marihuana es el sistema de raíces. Si no prestas atención y tienes cuidado las raíces de tus plantas te pueden dar muchos problemas y al final los resultados no serán nada buenos. Un sistema de raíces escaso y mal cuidado te dará una cosecha muy pobre o incluso no llegaras a cosechar nada ya que pueden morir tus plantas, en cambio, un sistema de raíces bien desarrollado te garantiza una planta grande, sana y fuerte, mas resistente a las inclemencias atmosféricas, a las enfermedades y a posibles plagas que puedan llegar a tener durante suvida. Si consigues que tus plantas tengan un sistema de raíces abundante, podrán absorber mas nutrientes, esto beneficiara a la planta ya que su crecimiento será mas vigoroso y la calidad y cantidad de marihuana que cosecharas será la deseada por cualquier cultivador.

Estos últimos años el cultivo de cannabis ha evolucionado tanto que no se puede decir que la temporada de cultivo empieza en primavera y termina en otoño, por lo menos en la latitud en donde residimos, hay tantas técnicas de cultivo que se puede realizar un ciclo continuo durante todo el año sin la necesidad de parar, pero estas técnicas de cultivo las conoceremos mas adelante. Normalmente la gente que cultiva en exterior empieza en primavera la siembra de sus semillas de cannabis para la temporada, algunas personas que no quieren plantas muy grandes, ya sea por que su consumo es menor o por el mero hecho de que disponen un sitio pequeño y quieren que pasen desapercibida sus plantas comienzan sus cultivos en Mayo/Junio.

Si realizas el cultivo en exterior y no bajo los focos de luz artificial en interior tienes que saber que hay diferencia entre comenzar el cultivo al principio de la primavera o realizarlo al acercarse la temporada de verano, ya que el tiempo de crecimiento y desarrollo de la planta será mucho mayor y tendrás que tener eso en cuenta. Las plantas necesitan espacio para que sus raíces se expandan y desarrollen correctamente, si plantas en el terreno directamente prepara el suelo para que las raíces puedan penetrar en la tierra con facilidad, si por el contrario realizas el cultivo en tiestos piensa que deberás ir realizando trasplantes progresivamente a medida que las plantas vayan creciendo y desarrollándose, de poco sirve por ejemplo empezar a cultivar al principio de la primavera si tus plantas viven en tiestos de poca capacidad, ya que las raíces invadirán en poco tiempo todo el espacio de los tiestos y agotaran rápido los nutrientes de la tierra, tendrás que estar muy pendiente de las plantas porque el substrato se secara rápidamente y tendrás que regar muy a menudo, además al estar limitadas llega un punto en que su crecimiento se frenara hasta detenerse por completo al no poder seguir extendiéndose el sistema radicular por falta de espacio. Los tiestos deberían ser lo suficientemente grandes para dar cabida a un fuerte sistema de raíces, pero lo justo para contener el sistema de raíces hasta la cosecha, ya que si no también estarías malgastando agua y demás nutrientes que les puedas dar. Por eso la importancia del inicio del cultivo marcara las necesidades de espacio que exigirán tus plantas. Resumiendo: si empiezas pronto tu cultivo, deberás realizar trasplantes progresivos para que las raíces de tus plantas crezcan con total libertad hasta que llegue el momento de la floración y las pases a un contenedor de gran capacidad. Si por el contrario empiezas tarde el cultivo, con un trasplante a una maceta de por lo menos 25L será suficiente para que tu plana termine su ciclo y puedas cosecharla con total normalidad.

Una vez llegada la hora del inicio del cultivo debes germinar tus semillas de cannabis. Cuando hayan germinado, es una buena decisión colocar esas semillas germinadas en tiestos que tengan una buena profundidad, no confundas capacidad con profundidad, colocar las semillas recién germinadas en tiestos de gran capacidad no beneficia, es mejor plantarlas en tiestos pequeños pero profundos, unos 20cm es una buena medida de profundidad. Las raíces de la marihuana se desarrollan y crecen rápidamente si las condiciones son las adecuadas, crecen hacia abajo principalmente y hacia los lados una vez se ha desarrollado un sistema de raíz central firme, fuerte y sano, por eso es bueno que en un principio los contenedores sean pequeños pero profundos, favorecen el rápido desarrollo del sistema de raíces.

En un principio es bueno que la tierra donde plantamos por primera vez sea una tierra sin ningún tipo de aditivo o abonado, podrías quemar la planta ya que no tiene aun la fuerza y el desarrollo adecuado para soportar esa clase de alimentación, simplemente con agua y los nutrientes de la propia tierra ya serán suficientes para que las raíces agarren y comiencen su desarrollo. Una vez que la planta enraíza comienza un crecimiento vertiginoso, cuando doble el tamaño del tiesto donde has plantado o asomen las raíces por los orificios de drenaje debes trasplantarla para no frenar su desarrollo. En los momentos de trasplante tienes que evitar que el cepellón de raíces quede expuesto demasiado tiempo a la luz, prepáralo todo, tiestos, tierra, agujeros donde ubicaras los cepellones trasplantados, etc; para que todo sea rápido y no le de mucha luz a las raíces, no es nada bueno que la luz ni el aire de a las raíces, las mata.

Durante el ciclo de vida de tus plantas de marihuana hay muchas personas que se despistan con la frecuencia de riego y la tierra de la maceta se seca, su volumen se reduce, contrayéndose y separándose del interior de la pared de la maceta, sobretodo sucede en las macetas de plástico. Cuando esto sucede y se crea ese hueco entre la tierra y la pared de la maceta las frágiles raíces capilares que se desarrollaban ahí mueren con rapidez al quedar expuestas al aire que ocupa el hueco, no dejes que suceda eso, no favorece al correcto desarrollo de la planta. Además en el momento del riego el agua también se va por esos huecos y sale rápidamente pos los agujeros de drenaje, puedes pensar que ya has regado las plantas, pero en realidad el cepellón continuara seco, muy poca agua habrá quedado absorbida por la tierra en ese riego y las plantas correrán el riesgo de morir o sufrir un gran estrés por falta de agua. Evita esos peligrosos huecos cultivando la capa superficial de tierra con un tenedor por ejemplo y aprieta con los dedos los bordes internos del tiesto para que no quede ningún hueco donde pueda colarse el aire. Realiza esta acción cada pocos días para evitar los daños que te he mencionado y mantén la capa superficial húmeda para que las raíces superficiales se mantengan con vida. Si colocas una fina capa de acolchado en la superficie, ya sea con piedras, arcilla expandida, etc; mantendrá húmeda esa parte superficial y no tendrás que cultivar la superficie ya que reducirá la evaporación de la tierra y ayudara a tapar las raíces de la luz y aire directo, pero no te olvides de regar cuando toque.

Ten cuidado donde colocas los tiestos, no es bueno que estén cerca de ninguna fuente de calor, tampoco es muy aconsejable plantar en tiestos de color negro si donde vives el sol pega con fuerza ya que el color negro absorbe mucho calor y esto ara que la tierra alcance temperaturas demasiado altas que dañaran las raíces. Intenta plantar en tiestos frescos, es muy aconsejable que le des sombra a los tiestos, tus plantas lo agradecerán.


Mas artículos de interés en Marihuana Web:

# Crecimiento vegetativo del cannabis I

# Crecimiento vegetativo del cannabis II

# 10 características que tiene que tener un buen suelo para el cultivo de cannabis

# Como germinar semillas de cannabis con éxito

0 comentarios:

Publicar un comentario