Loading...

10 características que debe tener un buen suelo para el cultivo de cannabis

| miércoles, 8 de abril de 2009

Una de las cosas que hay que tener muy bien estudiadas a la hora de realizar un cultivo es saber bien que clase de suelo dispones, no todos los suelos son buenos para que tus plantas se desarrollen correctamente por lo que no te ira mal que conozcas un poco mas sobre tipos de suelos y sepas modificarlos para conseguir el mejor suelo que puedan tener tus plantas.

Estas son las 10 principales características que tienen que tener el suelo de tu cultivo para que todo se desarrolle de una manera optima:

  1. Un buen espacio
  2. Una buena textura
  3. Una buena capacidad para retener agua
  4. Una buena capacidad para retener nutrientes
  5. Un PH equilibrado
  6. Rico en materia orgánica
  7. Rico en nutrientes y micronutrientes minerales
  8. Con buen drenaje
  9. Que sea un suelo no salino
  10. Que sea un suelo limpio y sano

1- Un buen espacio:

Cuando plantes en suelo directamente ten muy presente que dependiendo del espacio en metros cúbicos que les des a tus plantas para que se puedan desarrollar las raíces, obtendrás el resultado optimo o te quedaras a años luz de lo que estabas buscando. Una planta que ha sido cultivada en un suelo poco apropiado y no se mejora en nada, tendrá una vida mucho mas complicada y su desarrollo será lento y puede incluso que no llegue a completarse correctamente y termine muriendo antes de lo que esperas.

Si quieres cultivar plantas hermosas de cannabis dedícale un poco de tiempo a la preparación de un buen suelo, cuanto mas espacio le des para que crezca mas grande será tu planta, es bueno que dependiendo del terreno del cual dispongas realices hoyos y modifiques el contenido para obtener una buena mezcla de componentes que te hagan tener un suelo para cultivar que no tenga que envidiar al de ningún cultivador. El realizar hoyos en el terreno es un trabajo arduo y pesado pero ya te digo yo por experiencia que los resultados que se obtienen luego son asombrosos, al cavar puedes ver y estudiar perfectamente la tierra, sabrás entonces si es arcillosa, arenosa, si retiene o no, si esta sana, si tiene piedras que puedan dificultar el crecimiento de la planta, etc. Imagínate que cavas 20cm depositas un poco de tierra y tu planta, ¿que pasara si a una profundidad de 30cm hay piedras? pues seguramente que las raíces de tu planta no se podrán desarrollar correctamente y la planta se quede enana y tenga una escasa producción, cosa que no deseas. Además la planta de cannabis es un vegetal al cual le gusta mucho desarrollar su sistema radicular hacia abajo mas que hacia los lados por lo que si realizas hoyos de por lo menos 1m de profundidad obtendrás plantas preciosas si todo se desarrolla con normalidad.

Ya sabes, si quieres tener unas plantas de campeonato, prepara tu pico, pala, azada y demás utensilios y al hoyo! luego ya tendrás tiempo para un buen baño y si eres afortunado hasta para que te hagan un buen masaje, merecido después del trabajo hecho ;)

2- Una buena textura:

Saber si la textura de la tierra es la adecuada no es muy complicado, con el tiempo iras perfeccionando tu técnica para diferenciar tipos y saber trabajarlas para obtener el tipo de tierra que deseas para tu cultivo.

Coge un puñado de tierra y humedécela con agua. Si al apretar la tierra fuerte en tu mano notas que la tierra es muy resbaladiza, brillante y se compacta con facilidad como la plastilina es porque es una tierra arcillosa. Si por el contrario, al apretar notas que el tacto es grumoso y notas las partículas de la tierra es porque es mas arenosa. Tenemos que conseguir que la textura no sea ni arcillosa ni arenosa, un equilibrio de las dos mas algo de esponjosidad obtenida con los materiales orgánicos y algún componente mas para hacer que sea un poco mas aireada nos dejara con la composición y textura idónea para tus plantas de cannabis.

3- Una buena capacidad para retener agua:

Un dato muy conocido por casi todo el mundo es la cantidad de agua que necesita el cannabis para un correcto desarrollo, si quieres que tu planta sobreviva a los meses mas calorosos del año tendrás que regarla con frecuencia para evitar que se deshidrate, ocasionando estrés a la planta o su muerte. Por esto es tan importante que el suelo donde cultives a tus plantas sea un suelo que tenga una buena capacidad para retener agua, esto ara que te puedas permitir riegos mas espaciados y ara que no tengas que estar tan encima de tus plantas, imagínate que las tienes lejos y tienes que ir a regarlas, no creo que te guste realizar el trayecto hasta donde las tengas plantadas cada dos o tres días para regarlas. Que pasara si no tienes en cuenta esto al principio del cultivo y luego te surgen imprevistos: viaje, enfermedad, trabajo, etc. y no te puedas desplazar…

Los suelos arcillosos retiene muy bien el agua, pero pueden ser incluso perjudiciales ya que retienen demasiada y pueden empapar y pudrir las raíces, en cambio los suelos arenosos son secos, no almacenan casi agua por lo que tampoco es aconsejable cultivar nuestras plantas directamente sobre el, desperdiciaras alimento que le vayas suministrando a la planta ya que también son suelos que retienen muy poco los nutrientes.

4- Una buena capacidad para retener nutrientes:

Al igual que pasa con el agua y hemos comentado anteriormente los suelos arenosos no retienen bien los nutrientes, originando que el potasio, nitrógeno, hierro y demás nutrientes sean arrastrados fuera del alcance de las raíces por los riegos o lluvias desperdiciándose gran parte de los medios destinados a alimentar a la planta.

Los suelos arcillosos disponen de mas nutrientes que los arenosos pero también dejan escapar algunos componentes necesarios, que luego nos demostraría la planta en forma de carencia.

5- Un PH equilibrado:

La escala del PH mide el equilibrio entre acido y alcalino. El 1 es el nivel mas acido, el 14 es el nivel mas alcalino y el 7 es su nivel neutral. El cannabis crece mejor en tierras con un PH de 6,5 a 7,0. Entre estos dos rangos la planta de cannabis puede absorber y procesar correctamente todos los nutrientes disponibles de la manera mas eficaz. Si el PH es demasiado bajo (acido), las sales acidas bloquearan los nutrientes químicamente, y las raíces son incapaces de absorber. Un suelo alcalino, con un PH alto, provoca que los nutrientes no estén disponibles, por lo que la planta tampoco podrá absorberlos. Intenta ser detallista con tus cultivos en estos aspectos y te llevaras gratas sorpresas. Un PH desequilibrado solo puede traerte malas noticias y complicaciones no deseadas para tu cultivo.

6- Rico en materia orgánica:

Una tierra rica en materia orgánica te reportara grandes beneficios, ya que, beneficiara a tu planta en todos los aspectos, mejora la textura de la tierra, beneficia el desarrollo de las raíces, proporciona alimento con lo que ahorraras en abonos y su desarrollo será mucho mas natural, retiene agua, minerales, etc. En la tierra de mis cultivos siempre añado como materia orgánica “humus”, nunca faltan unas buenas porciones en las mezclas que realizo para obtener la tierra idónea para la planta.

7- Rico en nutrientes y micronutrientes minerales:

Los suelos arcillosos almacenan muchos nutrientes minerales pero ya sabemos cuales son sus inconvenientes por lo que tendremos que modificar las cantidades de la mezcla con otros componentes para que el cultivo sea optimo. Todo lo contrario pasa con los suelos arenosos, el trabajo que realiza para retener nutrientes es muy pobre, se desaprovecha gran parte de los nutrientes que le des a la planta una vez que riegas o cuando llueve. También tienes que modificar la mezcla para conseguir una textura y calidad adecuada para la tierra de tu cultivo, deberás añadir mas materia orgánica si tus suelos son arenosos.

8- Con buen drenaje:

Un suelo que no drena bien produce encharcamientos, esto solo puede traerte problemas ya que las raíces de tu planta seguramente se pudrirán si permanecen mucho tiempo empapadas. Los suelos arcillosos tienden a encharcarse ya que retienen mucho el agua, pero no todos los suelos arcillosos drenan mal, hay que prestar atención. Todo lo contrario le pasa a los suelos arenosos que retienen muy poco el agua por lo tanto su sistema de drenaje diremos que es hasta demasiado bueno, hay que buscar un equilibrio siempre. En otro articulo detallare mejor los distintos tipos de medios que podéis utilizar para que vuestro cultivo tenga un drenaje adecuado.

9- Que sea un suelo no salino:

Sucede pocas veces pero pasa, que un suelo sea salino o no dependerá del lugar donde este ubicado o de si ha sido regado durante mucho tiempo con agua cargada de sales, por lo tanto una tierra cargada de sales como pueden ser los cloruros o sulfatos no son buenas para tu planta ya que evitaran que esta absorba agua. Si tu suelo es salino deberás regar con mas abundancia para arrastrar sales aunque sustituyendo la tierra salina por una mezcla hecha por ti también es otra manera de solucionar el inconveniente.

10- Que sea un suelo limpio y sano:

No plantes en cualquier sitio, puede que el lugar que hayas escogido este rodeado de malas hierbas o el suelo tenga hongos, larvas y otros insectos que no te sean de ayuda. Ten en cuenta que si la tierra ha sido cultivada en varias ocasiones posiblemente tenga algunos inquilinos, hay que desinfectar las tierras de los cultivos o mantenerla sana y limpia siempre, seria lo mas apropiado.

Si consigues un equilibrio adecuado en tus mezclas para obtener un buen sustrato tu planta te lo agradecerá enormemente y tu notaras las diferencias viendo la vida sana de la planta y una vez cosechada gozando de esa exquisita marihuana.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada