10 casos de personas que no deberían consumir cannabis

| sábado, 4 de abril de 2009

Con este articulo no pretendo dar argumentos a quienes opinan que el consumo de cannabis debería ser tajantemente prohibido, todo lo contrario, lo que intento y deseo es promover un uso racional basado en el conocimiento. El cannabis, como cualquier otra sustancia consumida por el ser humano, posee unos efectos característicos que contraindicarían su uso en ciertas personas. Estos son algunos ejemplos de personas que no deberían consumir cannabis, ya sea por salud, precaución o por no ser aconsejable en ciertos momentos, todo tiene su tiempo:


  • Embarazadas
  • Estudiantes
  • Conductores
  • Usuarios de maquinaria peligrosa
  • Personas con problemas pulmonares
  • Personas con problemas cardiacos
  • Personas con psicosis
  • Personas con esquizofrenia
  • Personas ansiosas
  • Personas deprimidas


Embarazadas:

No es recomendable el uso de sustancias con índices tóxicos en mujeres embarazadas, excepto cuando estas sustancias estén prescritas por un medico. No existen estudios que demuestren daños irreparables en fetos de madres consumidoras de cannabis, pero lo que si que esta demostrado que los niños que nacen siendo sus padres fumadores durante el embarazo suelen ser mas nerviosos.

Estudiantes:

Como casi todo el mundo sabe que el consumo de cannabis produce un empeoramiento de la memoria a corto plazo, que es el tipo de memoria que mas emplean los estudiantes para retener la información ante de sus clases o exámenes. Por eso los estudiantes al tener que estar constantemente recordando datos y realizando pruebas y exámenes no deberían consumir cannabis durante la época de estudio.

Conductores:

Son muy conocidos los controles que los agentes realizan a los conductores para comprobar si conducen bajo los efectos de la droga o el alcohol. Los consumidores de cannabis tienen que tener en cuenta que al realizar el control de drogas le saldrá que ha consumido cannabis, aunque no haya fumado hace horas, ya que las sustancias del cannabis permanecen en sangre varios días por lo que la persona que es consumidora habitual siempre dará positivo en este tipo de controles. Lo que hay que hacer en estos casos es informar a los agentes de que eres consumidor habitual y pedirles que se te realice otro tipo de pruebas para verificar que tu estado es el correcto para la conducción. Estudios realizados a conductores consumidores demuestran que no existe ningún aumento del riesgo de sufrir accidentes de circulación frente a personas que no son consumidoras. Si fumas, no conduzcas.

Usuarios de maquinaria peligrosa:

Ya que el cannabis altera la percepción espacio-temporal y disminuye la atención no es recomendable su uso mientras se manejan maquinas peligrosas. Dosis altas de cannabis reducen la velocidad de reacción por eso puede ser tan peligroso. Piensa en tu seguridad y en la de las personas que tienes cerca y pueden verse perjudicados por una mala acción. Mientras trabajes y sobre todo si lo haces con maquinaria peligrosa no consumas, ya tendrás tiempo cuando hayas terminado.

Personas con problemas pulmonares:

El consumo de cannabis por medios que impliquen la combustión del producto (pipas, bongs, porros,etc.) esta contraindicado en sujetos que sufran de bronquitis, asma, enfisemas o algún tipo de problema respiratorio, ya que la combustión (humo) afecta muy negativamente a las personas que padecen alguna de las dolencias mencionadas. El consumo ingerido o consumido mediante vaporizadores no parece tener contraindicaciones en este tipo de problemas.

Personas con problemas cardiacos:

El cannabis produce un aumento del consumo miocárdico de oxigeno, por lo que estaría contraindicado para las personas con problemas cardiacos, tienen la excepción las personas ansiosas que se producen un ataque cada vez que padecen un ataque de ansiedad, siempre y cuando el cannabis actuase como relajante y hiciese disminuir el numero de ataques y no al contrario.

Personas con psicosis:

Las personas con antecedentes familiares o personales de psicosis deberían vigilar con mucho cuidado sus consumos, reduciendo las dosis, espaciándolos en el tiempo y realizando los consumos en ambientes adecuados. El consumo de cannabis en personas con psicosis o brotes sicóticos no es lo mas adecuado. Se podría decir que hay personas predispuestas que tienen un brote de psicosis latente en su organismo y en el momento en que algún factor actúa como despertador, como por ejemplo: rupturas sentimentales, perdidas de seres queridos, conflictos con tu pareja, familiares o compañeros de trabajo o todo clase de conflicto que pueda desencadenar grandes niveles de estrés son posibles desencadenantes de un episodio psicótico en estos individuos predispuestos.

Personas con esquizofrenia:

La esquizofrenia es un trastorno psiquiátrico caracterizado por presentar deficiencias en la percepción y manifestación de la realidad. Los síntomas esquizofrénicos se clasifican en positivos (o productivos), como son los delirios, las alucinaciones auditivas y el desorden del pensamiento, y negativos (o deficitarios) como es la escasez afectiva y emotiva, la pobreza de expresión, la anteponía y la falta de motivación. La relación entre esquizofrenia y consumo de cannabinoides es compleja y no totalmente conocida. Si bien se sabe que dosis elevadas de cannabis pueden provocar psicosis tóxica transitoria, no está claro si el incremento del riesgo de enfermedad psicótica por su consumo persiste después de haber dejado el consumo. Sin embargo, hay pruebas evidentes de que el abuso de esta planta por parte de personas sanas es un factor de riesgo para la manifestación clínica de una esquizofrenia y factor desencadenante tanto de la aparición de episodios psicóticos en sujetos predispuestos como de recaídas en esquizofrénicos.

Personas ansiosas:

En estos casos personas que han consumido la mima cantidad y calidad de cannabis podrían sufrir efectos tan dispares como un ataque de pánico o la mas absoluta relajación. Los principales factores que influyen son la predisposición de la persona, las expectativas que se crea, su experiencia anterior, el tipo de cannabis, las cantidades consumidas, la vía utilizada y el ambiente que le rodea en el momento del consumo. Los estudios epidemiológicos muestran que en los trastornos de ansiedad hay una mayor frecuencia de consumo de cannabis, con mayor prevalencia en las crisis de pánico. No hay que sentirse obligado a consumir cannabis aunque los demás consuman si sabes que no es un buen momento, es recomendable que a la hora de consumir todos los factores sean positivos y la experiencia sea agradable. Si aun en momentos buenos también tienes ataques de ansiedad cuando consumes cannabis deberías abstenerte completamente de consumir. Sin embargo en otras personas que habitualmente suelen tener ataques de ansiedad el consumo de cannabis de una determinada raza les hace relajarse y consiguen así disminuir la cantidad de ataques.

Personas deprimidas:

Hay estudios que demuestran una relación entre el consumo abusivo de cannabis y el desarrollo de síntomas depresivos. También hay estudios que demuestran que personas con depresión son tratadas con cannabis para contrarrestar los efectos de la depresión, con esta medida las personas dicen sentirse menos triste tras consumir cannabis. Es poco probable que el consumo moderado conlleve a una depresión, pero si los consumos son abusivos o tiene antecedentes familiares de depresión, se debería disminuir el consumo o dejarlo si las experiencias no son las deseadas tras el consumo.

Conclusión:

Has visto las situaciones en las que el consumo de cannabis debería ser evitado, en algunos casos por responsabilidades y en otros por salud, en cambio el cannabis puede afectarte negativamente o positivamente, al igual que con cualquier otra sustancia el cannabis no es el detonante de los problemas mencionados anteriormente, si que puede favorecer a la aparición de síntomas pero en ningún caso es el principal culpable, hay que ser conscientes de lo que se consume, cuando se consume y como se consume, buscando que las sensaciones experimentadas sean beneficiosas y no contraproducentes. Como en la vida misma aquí también se muestra un equilibrio entre personas que no pueden o no deberían consumir cannabis y personas que si pueden y deberían consumirlo, solo hay que saber y entender cada uno de los casos y asumirlos con normalidad.

2 comentarios:

----- Jennifer ----- dijo...
4 de abril de 2009, 16:41

your blog is well well well

J.J. dijo...
5 de abril de 2009, 13:53

Gracias Jennifer, me alegra que te guste Marihuana Web.

Publicar un comentario